martes, 25 de julio de 2017

Ovejas Negras

Si somos ovejas negras
dentro de las ovejas negras
¿quiere decir
que somos más
o menos oscuras?

viernes, 14 de julio de 2017

Espero que te vaya bien.

Que te echo de menos es un hecho. No hay un solo día en el que no piense en ti, en el que no muera por verte. Es curioso porque cada hora que pasa por el reloj me acerca más a ti, pero también siento que hace que estemos cada vez más lejos el uno del otro. 

Tu vida sigue con tus amigos, tu pareja y tus días de sol, mientras que la mía se encuentra suspendida, como si se encontrara en coma y por la ventana solo se viera una perpetua lluvia. 

Pienso en ti, y en tu maldita risa. Tus chistes malos. Tu filosofía. Pienso en ti y en todo lo que conllevas, todo lo que nunca podrás regalarme. 

Espero que estés bien y que te acuerdes de llamar algún día. 

Yo estaré ahí, junto al maldito teléfono móvil al que le he vendido mi alma a cambio de un mensaje tuyo. 

martes, 13 de junio de 2017

Un hueco del tamaño de un cráter lunar.

Allí donde estabas tú
hay hoy un hueco
del tamaño de un cráter lunar
donde miro cada vez que peco.

No paro de escribir cartas
y de llorar tinta
sabiendo que nunca
seré capaz de dejarlas en el buzón
del lugar al que nunca me llevaste de visita.

Tal vez volví a ser aquel iluso,
aquella persona que prometí dejar atrás
tirada en la cuneta
sin parar a tomarle el pulso.

La realidad es simple:
te echo de menos
y es muy triste el hecho
de que no alcancé la felicidad
por los pelos.

Estuvo tan tan cerca,
cariño mío, que a veces
sueño con ella.
Y me dice que espere
que a veces la vida
te sorprende con creces.

viernes, 26 de mayo de 2017

Sol brillante.

Universos alternativos
donde los soles brillantes
son lo único que queda de lo que fuimos antes
y nos recuerdan que seguimos vivos.

domingo, 7 de mayo de 2017

El enigma de mis lunas.

Cuando nos conocimos 
me dijiste
medio en broma, 
medio en serio
que no entendías
mis lunas. 

Yo te respondí
que algún día
las comprenderías
y que aprenderías 
a interpretarlas, 
que en el fondo 
soy más simple
de lo que parezco.

Hoy tanto tiempo después
encuentro un mensaje
en el que me dices
que has resuelto mi misterio.

Es una lástima 
que hayas tardado tanto,
que haya sufrido tanto,
que te haya querido tanto,
tanto que no haya podido 
soportar ni un minuto más tus miradas.

Es toda una ironía que
ahora que emprendo el camino
me llames desde la línea de salida,
sembrando la duda
de si sigo o me vuelvo.

Nunca fui valiente contigo,
no conseguí mantener 
la máscara en su sitio,
el corazón ordenado
la mente serena.

Fuiste un huracán
que me agitó hasta
hacerme vomitar,
letras y más letras
todas ellas sin sentido
sin rima, sin métrica,
una pobre metáfora
sobre mi vida, 
esa en la que no estás, 
en la que solo hay letras
y el enigma de las lunas
que has empezado a comprender
pero demasiado tarde
para un nosotros.